Trasplante sin rasurar

El trasplante capilar sin rasurar supone un avance en el tradicional injerto FUE, que consiste en una modificación en el bisturí que permite sacar pelo sin necesidad de tener que afeitar la cabeza o zona a tratar, de manera que se restaura la línea del cabello de una manera mínimamente invasiva y muy eficaz. Además, genera una situación anímica muy diferente en la persona que tiene que someterse a este tratamiento, entre otras ventajas.

El Unshaved FUE o u-FUE, supone una alternativa al proceso de FUE tradicional que ofrece ventajas estéticas tratándose de un proceso menos invasivo.

Como su nombre indica, la principal diferencia con el trasplante FUE tradicional es que no hay que afeitar la zona de cabello antes del procedimiento. Además, en este caso se puede observar mejor la orientación del pelo que se extrae para colocarlo después en el proceso de implante capilar.

Al igual que con la técnica FUE clásica, los pelos se extraen uno a uno a partir de una zona donante (generalmente en la nuca o a los lados de la cabeza). Sin embargo, el tratamiento u-FUE es mucho más delicado y requiere una mayor experiencia del profesional que lo practica para detectar los cabellos más sanos y asegurarse de que se realiza de forma correcta el implante capilar.