Trasplante bigote y barba

La apariencia estética tiene una importancia cada vez mayor. Y no solo las mujeres, también los hombres cuidan su apariencia para mejorar su aspecto físico y aumentar la confianza en si mismos.

La barba es vista entre los hombres como un símbolo de estatus social y masculinidad. La restauración de la barba pérdida o intensificar la barba existente y la formación de una nueva barba con la forma solicitada es posible mediante el trasplante de barba.

El trasplante permite ganar una apariencia estética deseada y tapar posibles cicatrices de accidentes u operaciones acaecidos años atrás.

Para el trasplante de barba se utiliza el injerto FUE y se realiza con los folículos tomados desde áreas especificas de la barba y/o la zona de nuca.

Los folículos se colocan en los canales abiertos en determinadas direcciones para dar a la barba una apariencia natural.

No tener bigote puede ser ocasionado por traumas, heridas o simplemente genética. Estas anomalías ocasionan no tener bigote o no tenerlo suficientemente poblado. En estos casos, el trasplante de bigote se presenta como una solución definitiva.

Los bigotes trasplantados no son diferentes de los normales, y se puede afeitar diariamente o se puede dejar crecer también. Un asunto de suma importancia es que el trasplante de bigote es diferente por la sensibilidad del pelo, y por ello tiene que ser llevado a cabo un equipo experto.