Mesoterapia Capilar

La caída del cabello es un problema que afecta a un número importante de personas. Se estima que el 50% de las mujeres y el 65% de los varones de más 50 años sufren algún tipo de alopecia androgenética, la forma más común de calvicie. Ante esta realidad, desde hace tiempo se desarrollan tratamientos que frenan y permiten recuperar el cabello. La mesoterapia capilar es uno de los más innovadores.

La caída del cabello suele ser producto de una patología capilar que deja sin pelo algunas zonas de nuestro cuerpo. No obstante, la caída del pelo puede originarse por diversos motivos, entre los que destacan la herencia genética, los desarreglos hormonales, la aplicación de tratamientos agresivos (como ocurre con los enfermos de cáncer) o por falta de vitaminas o nutrientes esenciales para nuestro pelo, entre otras causas. 

Ante este problema, la mesoterapia capilar plantea la aplicación, por medio de una inyección intradérmica, de aminoácidos, vitaminas y medicamentos en el cuero cabelludo del paciente que sufre de calvicie. La solución que se inyecta puede contener una gran variedad de minerales, vitaminas, aminoácidos, ácidos nucleicos y co-enzimas, según las necesidades de cada persona. 

La mesoterapia se presenta como una técnica rápida, cómoda y fácil de aplicar. El tratamiento no requiere hospitalización ni anestesia, y resulta indoloro para el paciente. Se plantean varias sesiones por un espacio de 2 a 4 semanas en función de la situación del paciente, eso se determina en consulta tras el estudio de la persona.

Durante el tratamiento, se recomienda cuidar la alimentación y los hábitos saludables. El paciente debe beber abundante agua para eliminar las toxinas y evitar la ingesta de alcohol así como la exposición al sol de la zona tratada.

Resultados

La aplicación de la mesoterapia pretende, en primer lugar, reducir la pérdida de cabello y promover su regeneración, con el objetivo de frenar la calvicie. No obstante, la mesoterapia capilar tiene un efecto directo sobre la mejora del estado capilar.

Los resultados a largo plazo dependen del tipo de patología que se está tratando y la fase en la que se encuentre. En algunos casos, como las pérdidas de cabello motivadas por una intervención quirúrgica, el tratamiento puede mostrar resultados tras una serie de sesiones.

Cuando la mesoterapia capilar consigue resultados positivos, se pueden plantear tratamientos semestrales o anuales, a modo de “recuerdo”, según las necesidades concretas y la evolución del paciente.