Cirugía de orejas

La disposición no armoniosa de las orejas puede provocar sufrimiento en muchos pacientes hasta extremos desoladores.

Con una simple intervención, es posible colocar y dar forma a las orejas de modo que se restablezca la armonía del conjunto facial.

La cirugía de orejas requiere técnicas quirúrgicas especiales y se caracteriza por ser extremadamente segura además de por sus resultados naturales. Las cicatrices se esconden detrás de la oreja y apenas son finísimas líneas que apenas se perciben. La corrección de orejas se realiza de forma ambulante con anestesia local acompañada de sedación si se desea. Además de corregir el desplegamiento de la oreja, se puede reducir el tamaño de los lóbulos de la oreja, darles nueva forma o reducir los orificios abiertos por el peso de pendientes pesados.